fbpx
Conectate con El Argentino

Argentina

Tras reunirse con Rodríguez Larreta, Alberto Fernández ratificó el decreto que reduce drásticamente la circulación

El primer mandatario le explicó al jefe de Gobierno porteño los fundamentos de su decisión y señaló que «es realmente preocupante» el impacto de la segunda ola de contagios, que causó «la saturación de camas en la ciudad de Buenos Aires».

Publicado hace

#

El primer mandatario le explicó al jefe de Gobierno porteño los fundamentos de su decisión y señaló que «es realmente preocupante» el impacto de la segunda ola de contagios, que causó «la saturación de camas en la ciudad de Buenos Aires». Además aseguró que con el virus «no se negocia».

El presidente Alberto Fernández ratificó la vigencia del decreto de necesidad y urgencia que limitó la circulación de personas y la presencialidad de las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) durante las próximas dos semanas, dijo que las medidas nos son «antojadizas» y afirmó que con el virus «no se negocia» sino que «hay que ser inflexibles».

El jefe de Estado encabezó este mediodía una conferencia de prensa en la residencia de Olivos que se concretó luego de una reunión que mantuvo por más de una hora y media, con «vocación de encontrar salidas» con el titular del Ejecutivo porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Fernández dijo que el encuentro fue un ámbito en el que se pudieron «intercambiar miradas» y en la que el jefe de Gobierno porteño manifestó su preocupación por la suspensión de clases presenciales, algo que el Presidente comparte pero sobre lo que decisión avanzar ante el crecimiento exponencial de los casos de coronavirus en el ámbito metropolitano.

«El problema no ocurre efectivamente en los colegios», dijo el Presidente pero aclaró que, por fuera de las aulas, se da «un movimiento social que incrementa mucho la circulación ciudadana» y que aumenta en un «25 por ciento» la cantidad de personas en las calles.

Sobre ese punto, además, señaló que desde el comienzo de la educación presencial, en marzo pasado, fue «exponencial» el crecimiento de contagios en las personas entre 9 y 18 años en la Ciudad.

«Hemos superado en la Ciudad, largamente, el pico más alto que reconocimos en la primera ola. Han vuelto a incrementarse el número de bajas», dijo. Por eso Alberto dijo entender «el deseo y la preocupación» por las clases presenciales manifestado por Larreta: «Pero tengo una responsabilidad y la voy a hacer cumplir», señaló.

Aunque la mirada se mantiene distante sobre ese punto, aclaró que hubo un acuerdo para coordinar la presencia de las fuerzas de seguridad para verificar el cumplimiento de las medidas dispuestas para esta etapa y para monitorear la evolución en el nivel de ocupación de las camas de internación en la ciudad de Buenos Aires.

El miércoles por la noche, Fernández anunció que tomaría diversas medidas para mitigar la circulación del coronavirus, entre ellas, la limitación de los horarios comerciales y la suspensión de la presencialidad escolar en el AMBA durante 15 días.

GRÁFICOS CON LA SITUACIÓN

El jueves al mediodía, el jefe de Gobierno porteño criticó públicamente las medidas, las calificó de inconsultas y anunció que concurriría a la justicia para cuestionar la decisión presidencial. De hecho, la Ciudad realizó la presentación judicial este viernes, minutos antes de la reunión entre Fernández y Rodríguez Larreta.

La acción declarativa de inconstitucionalidad, que incluye un pedido de no innovar, apunta contra el artículo 2 del Decreto 241/2021 publicado en el Boletín que entró en vigencia la pasada medianoche con el argumento de que allí se viola «la autonomía de la Ciudad e implica una virtual intervención federal porque se arroga potestades sobre competencias eminentemente locales, en salud y educación».

DETALLES DE LA REUNIÓN

Según fuentes oficiales, el jefe de Estado se reunió a solas con el jefe de Gobierno porteño para analizar las nuevas medidas implementadas desde este viernes por el gobierno nacional en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) para mitigar la expansión de la segunda ola de coronavirus.

Rodríguez Larreta y el vicejefe Diego Santilli arribaron a las 9.55 a la residencia de Olivos, y de inmediato comenzó el encuentro entre el Presidente y el titular del Ejecutivo porteño, a solas. En tanto, Santilli permaneció con el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello, en otra sala.

El encuentro se produce en el marco de las nuevas medidas implementadas en el AMBA, que incluyen la suspensión de las clases presenciales por 15 días a partir del lunes, medida con la que Rodríguez Larreta expresó el jueves su desacuerdo y que derivó en la presentación, antes del inicio de la reunión en Olivos, de una acción declarativa de inconstitucionalidad ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación por parte del Ejecutivo porteño.

Cabe recordar que el jueves, Rodríguez Larreta había hecho un pedido público para reunirse con el mandatario, en el marco de una conferencia de prensa, la reunión fue acordada el jueves por la tarde, luego de que Santilli se comunicara con Vitobello para pedir la audiencia con el primer mandatario, que se confirmó una hora después.

El Argentino
Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Judiciales

Un banco demoró más de tres horas en atender a sus clientes en Salta y fue sancionado

La Sala Segunda de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Salta no hizo lugar al recurso de apelación de la entidad bancaria y confirmó la multa impuesta por la Secretaría por infracción al artículo 8 bis de la ley 24.240.

Publicado hace

#

El Banco Santiago del Estero deberá pagar una multa de $900 mil impuesta por la Secretaría de Defensa del Consumidor de Salta y ratificada por la justicia provincial, por una demora de más de tres horas en la atención de sus clientes, informaron hoy fuentes judiciales.

La Sala Segunda de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Salta no hizo lugar al recurso de apelación de la entidad bancaria y confirmó la multa impuesta por la Secretaría por infracción al artículo 8 bis de la ley 24.240.

En su recurso, el banco alegaba que el día de la verificación que dio lugar a la multa había una «demora en la atención al público por una falla en el sistema operativo del banco, que fue debidamente informada a los asistentes y certificada por la auditoría interna».

Además, dijo que garantizaba «la atención preferente de las personas con capacidades diferentes, movilidad reducida, embarazadas y mayores de 70 años, para los cuales tiene una caja especial», y que el edificio es confortable, tiene aire y cuenta con sanitarios para los clientes.

La norma establece que los proveedores deberán garantizar condiciones de atención y trato digno y equitativo a los consumidores y usuarios, y deberán abstenerse de desplegar conductas que coloquen a los consumidores en situaciones vergonzantes, vejatorias o intimidatorios.

Asimismo, determina que tales conductas, además de las sanciones previstas en la ley mencionada, podrán ser pasibles de la multa civil establecida en el artículo 52 bis, sin perjuicio de otros resarcimientos que correspondieren al consumidor, siendo ambas penalidades extensivas solidariamente a quien actuare en nombre del proveedor.

El juez Alejandro Lávaque y la jueza Verónica Gómez Naar citaron el capítulo II de la ley provincial 7800, que establece que «todas las dependencias públicas y los establecimientos privados que brinden atención al público deben garantizar que el tiempo de espera de los mismos no supere el término de 30 minutos».

En tanto, la ley 24.240 prescribe que se debe considerar como «práctica abusiva» y contraria al «trato digno» de usuarios y consumidores al tiempo de espera superior a los 60 minutos para ser atendidos, aún cuando se provea de asientos, existan instalaciones sanitarias y un orden de atención sea según talón numerado.

En este caso, el acta de verificación respectiva corroboró que la demora en la atención del banco «era excesiva y que el hecho encuadraba en las previsiones del artículo 5 de la ley 7800».

La falla aludida por el banco «no es justificativo» pues «además de que se ha producido durante la primera hora de atención ha tenido una duración de entre veinte y cuarenta y tres minutos, lo que no guarda relación con las tres horas que tuvieron que esperar los usuarios para ser atendidos.»

Los jueces citaron precedentes según el cual «el banco no puede eximirse de su responsabilidad aduciendo inconvenientes causados porque algunos días del mes tiene mayor afluencia de clientes, ya que es esperable de su parte una conducta y procedimientos internos acordes a los estándares esperados».

Seguir leyendo
El Argentino
El Argentino
El Argentino

Las más leídas