fbpx
Conectate con El Argentino

AMBA

Carta del sospechoso de parricidio: «Amo a mis padres»

«Soy inocente y mataron a mis padres», enfatizó Martín del Río en una carta abierta enviada a su hermano, su mujer e hijos.

Publicado hace

#

El hijo menor del matrimonio asesinado en Vicente López y principal apuntado como presunto autor del crimen, Martín del Río, escribió una carta desde la cárcel, en la que defendió su inocencia.

Los fiscales que investigan el doble crimen del matrimonio hallado asesinado hace dos semanas en su casa del partido bonaerense de Vicente López, acusaron a su hijo de haber ideado «un plan» para concretar el presunto parricidio porque no podía sostener la mentira de la operación inmobiliaria de la compra de un departamento en Núñez con la que los estafó y que no podía concretar para su mudanza.

Así se desprende de la imputación completa que los fiscales de Vicente López Martín Gómez, Alejandro Musso y Marcela Semería redactaron en el pedido de conversión de la aprehensión en detención, que le presentaron en las últimas horas el juez de Garantías 1 de San Isidro, Ricardo Costa.

Martín Del Río (47), es el hijo menor de las víctimas José Enrique Del Río (74) y María Mercedes Alonso (72), quien fue detenido cuando llegaba a su domicilio, en la entrada del country Nordelta, en el partido de Tigre, por detectives de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro y de la Superintendencia de Seguridad Región AMBA Norte.

Qué dice la carta de Martín del Río, detenido por parricidio

Hola, soy Martín Santiago del Rio. Lo primero que quiero decir es que soy inocente. Me mataron a mis padres. Amé, amo y amaré toda mi vida a mis padres, Quique y Mecha. Fueron las personas que me criaron, me cuidaron siempre en las buenas y en las malas.

Mi padre me enseñó lo mucho o lo poco que soy. Quique fue mi padre, mi amigo, mi maestro, y siempre tenía la palabra justa en el momento preciso. Ya sabíamos, por el tono de su voz, si algo pasaba.

Mecha, mi madre era su coequiper. Ella siempre atenta a todo. La familia siempre. Preocupada y atenta por si alguien necesitaba algo, súper amiga de sus amigas. Ella era mi mamá. Termino el colegio y a los 17 arranco a trabajar con mis padres.

Mi padre tenía varias empresas de seguridad y limpieza y algunos garajes en Capital. Yo arranco en el negocio de los garajes aprendiendo de él todo el tiempo. Trabajando con ellos nuestra relación creció a niveles únicos. Éramos súper compinches en todo. Sume mucha experiencia de él y de mi madre. Siempre súper trabajadores. Únicos. La familia y el negocio eran lo más importante.

Toda la vida lo único que hice fue hacerlos felices!!! Todo lo que pude hacer lo hice. Desde el cariño, el afecto, el disfrute, estar presente siempre. Dos momentos fueron cruciales para nuestras vidas: la enfermedad de mi madre y mi padre. Dos enfermedades neurológicas graves. En ambas con mi hermano peleamos y luchamos para poder superarlas y le ganamos a las dos. Fueron momentos duros de angustia y dolor.

Desde los 19 años estoy de novio y casado con la persona más maravillosa del mundo, Cecilia.

A mis hijos los amo y ustedes saben quién es su padre y cuánto amaba a sus abuelos.

Diego, hermano querido, solo decirte que te amo. En mi vida hubiese hecho una cosa así. Nunca. Viejos los amo y los voy a amar toda la vida. Gracias viejitos amados. Voy a luchar para saber qué les pasó. Soy inocente. Me mataron a mis padres.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

AMBA

Gatillo fácil: señalización en plaza de Lanús en homenaje a Nicolás Vázquez

Al cumplirse el noveno aniversario del joven Nicolás Vázquez, por el que un ex comisario fue condenado a perpetua, se colocó un cartel en su memoria.

Publicado hace

#

El 25 de septiembre de 2013, Nicolás Vázquez fue ejecutado de un balazo en el cuello por el comisario de la Policía bonaerense, Héctor Alejandro Amarilla, que cumpliendo funciones como seguridad privada de un local de una cadena de indumentaria deportiva del centro comercial de Lanús, lo persiguió al acusarlo de haber hurtado una camiseta de fútbol.

Tras cometer el crimen, con su arma reglamentaria y en una típica práctica de gatillo fácil, simuló un enfrentamiento, pese a que el joven, de 18 años, estaba desarmado. Al iniciarse la investigación, el jefe policial escapó y se mantuvo prófugo durante cinco años, hasta que pudo ser capturado por la lucha de la familia de la víctima y recién en el último mes de abril, condenado a prisión perpetua.

Al cumplirse el noveno aniversario del asesinato de Nico Vázquez, se instaló una señalización en su memoria, en el marco del programa que lleva adelante la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación para recordar a las víctimas de la violencia institucional.

El cartel se colocó en la esquina de Héroes de Malvinas y Aconcagua, en la plaza Carlos Gardel de Lanús, en un acto al que asistieron Silvia y Anahí, madre y hermana del joven, junto a otros familiares de víctimas de gatillo fácil. La ceremonia de descubrimiento de la señalización fue encabezada por el director de Políticas contra la Violencia Institucional de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Mariano Pzybylski, acompañado por el subsecretario de Derechos Humanos bonaerense, Ignacio Álvarez y el concejal Julián Alvarez (Frente de Todos-Lanús), entre otras autoridades.

Seguir leyendo

Las más leídas