fbpx
Conectate con El Argentino

Argentina

En la Iglesia Santa Cruz, Alberto se refirió a la libertad de Milagro Sala

El presidente reclamó «una justicia mejor» y, sobre la dirigente de la Tupac, aseguró que estará «siempre trabajando por los que están injustamente presos»

Publicado hace

#

El presidente Alberto Fernández reclamó este miércoles «una Justicia mejor», ya que que «a veces se corporativiza», según consideró, al homenajear a las 12 personas secuestradas por la última dictadura cívico-militar entre el 8 y el 10 de diciembre de 1977 en la Iglesia de la Santa Cruz, en en la Ciudad de Buenos Aires, entre ellas las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo y dos monjas francesas.

«Acá estamos de pie, reclamando que en la Argentina haya Justicia, una Justicia mejor, y vamos a seguir peleando por eso», apuntó Fernández, y consideró que «a veces se corporativiza y hace necesario frente a ello pedir verdad y justicia, que es lo que deben garantizar jueces».

Destacó la importancia de «mantener en pie la exigencia de la búsqueda de la verdad y la justicia».

Tras expresar que «hoy lo central es la memoria», el jefe de Estado abogó por «mantener en pie la exigencia de la búsqueda de la verdad y la justicia» y refirió: «Siempre estuve parado en el mismo lugar, reclamando lo mismo».

Al encabezar el homenaje, el mandatario reseñó que la Iglesia de Santa Cruz «fue testigo de las primeras reuniones de las Madres, que solo querían saber la suerte de la vida de sus hijos y terminaron muertas, desaparecidas, pero están muy vivas en la memoria todos nosotros, en el corazón y las almas».

El mandatario resaltó «las luchas que ellas emprendieron, y de todos los que no están, los que sufrieron esos años el terrorismo de Estado», y apuntó a «los que solo hablan de recordar a las víctimas de terrorismo», a quienes enfatizó que «acá no hubo dos demonios, hubo terrorismo de Estado que se llevó miles de vidas».

Taty Almeida.

«Fue tanto el dolor y los que padecimos a un hermano muerto o desaparecido, los que sufrieron el exilio para sobrevivir, y los que internamente (padecieron) con cárceles y torturas», remarcó el Presidente.

Sobre el pedido de algunos presentes por la liberación de Milagro Sala, explicó: «Voy a estar siempre trabajando por los que están injustamente presos; el sistema institucional no pone en mis manos la suerte de todos ellos, pero eso no me quita la responsabilidad de pedir por ellos». Y agregó: «Hablo con Milagro y sé lo que pasa».

Tras resaltar que «este es un homenaje que la Argentina le debe a cada víctima del terrorismo de Estado», en el cierre Fernández invitó a todos a asistir el viernes próximo al acto que se realizará en Plaza de Mayo «para celebrar juntos el Día de la Democracia y los Derechos Humanos».

El acto en la Iglesia Santa Cruz

Junto al jefe de Estado estuvieron los ministros del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro; de Defensa, Jorge Taiana; y de Cultura, Tristán Bauer; el secretario de Derechos Humanos Horacio Pietragalla; el senador nacional Oscar Parrilli; los diputados nacionales Eduardo Valdés y Leandro Santoro ;y el Procurador del Tesoro, Carlos Zannini.

Previamente, en el acto se pasó un video de las Madres de Plaza de Mayo con testimonios de varias de ellas sobre los ideales de la generación de sus hijos, grabado con la colaboración del Ministerio de Cultura de la Nación. Además habló la histórica referente de Madres Línea Fundadora Taty Almeida.

También estuvieron la titular de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, Angela «Lita» Paolín de Boitano y Alba Lanzillotto, de Abuelas de Plaza de Mayo, y la Madre de Plaza de Mayo Enriqueta Maroni, entre otros representantes de organizaciones defensoras de los derechos humanos, que leyeron un documento.

Wado De Pedro.

Además, fueron distinguidos por «su trayectoria de lucha y promoción de los derechos humanos» Milagro Sala, quien participó de manera virtual desde Jujuy; Susana Reyes, Franco Mársico y Esteban Mango.

De Pedro manifestó la idea de tratar «de mantener vida la llama de la memoria, verdad y justicia» y agregó: «Otra vez quiero agradecer a todos los familiares, a la comisión, a todos los organismos de derechos humanos, que siguen con los juicios, trabajando, militando, encendiendo la llama de la memoria en nuestra sociedad».

Para De Pedro, «hay que trabajar fuertemente contra los discursos del odio» y «negacionistas» e hizo hincapié en «militar, recordar, solidificar esta democracia a 38 años» del regreso de ese sistema político, «a 20 años de 19 y 20 de diciembre», porque «hay que seguir trabajando por sociedad muchos mas justa, mas solidaria, con una base del Nunca Más con memoria, verdad y justicia».

La actividad se realizó en la esquina de Estados Unidos y Urquiza, frente al Solar de la Memoria de la Iglesia de la Santa Cruz, bajo el lema «Pisamos las calles nuevamente para recuperar la Patria Igualitaria, Libre y Soberana por la que lucharon nuestras y nuestros 30.000. Memoria, Verdad y Justicia», informaron los organizadores del encuentro.

Los «12» eran familiares de personas desaparecidas por la dictadura cívico-militar y militantes de derechos humanos que se reunían en esa parroquia del barrio porteño de San Cristóbal. Esas víctimas fueron marcadas y entregadas por el represor infiltrado Alfredo Astiz, quien usó el alias de «Gustavo Niño» y se hizo pasar por hermano de un desaparecido.

Entre las personas secuestradas estuvieron las Madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor de De Vincenti, Esther Ballestrino de Careaga y María Eugenia Ponce de Bianco y las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Judiciales

Atentado a Cristina: nueva indagatoria a Carrizo

La ampliación de la indagatoria, postergada en dos oportunidades, está prevista para el para el martes a las 10 y el acto procesal será encabezado por la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal que tiene delegada la investigación, Carlos Rívolo.

Publicado hace

#

La justicia federal ampliará esta semana la indagatoria de Nicolás Gabriel Carrizo, detenido y procesado como partícipe secundario del intento de homicidio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, a partir del hallazgo de mensajes en su teléfono celular que para la querella son indicativos de que pudo haber tenido otro rol en el ataque.

La ampliación de la indagatoria, postergada en dos oportunidades, está prevista para el para el martes a las 10 y el acto procesal será encabezado por la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal que tiene delegada la investigación, Carlos Rívolo.

Las múltiples dilaciones de la audiencia

«En cuanto a lo solicitado por el Dr. Gastón Matías Marano, suspéndase la audiencia dispuesta para el día de mañana y fíjese nueva fecha para el día 31/01/2023, a las 10 horas, a fines de recibirle ampliación de declaración indagatoria a Gabriel N. Carrizo«, fue la resolución que firmó el 9 de enero por el juez Julián Ercolini, mientras reemplazaba a su colega Capuchetti.

Esa última postergación se originó en un planteo de la defensa de Carrizo, que reclamó que el acto procesal fuera encabezado por la jueza Capuchetti, jueza natural de la causa.Es probable que antes de que se lleve a cabo la ampliación de la indagatoria, la jueza responda la última recusación planteada por la querella de la vicepresidenta Fernández de Kirchner, representada por los abogados José Manuel Ubeira y Marcos Aldazabal.

En aquella recusación, presentada el 9 de enero, la querella sostuvo que la jueza podría estar actuando condicionada porque tuvo un trabajo rentado como investigadora en el Instituto Superior de Seguridad Pública (ISSP) de la ciudad de Buenos Aires.

Carrizo había sido convocado a ampliar su indagatoria el 5 de enero, pero el acto se postergó, primero para el 10 del mismo mes, luego de que su abogado Gastón Marano informara al tribunal que por cuestiones vinculadas a la feria judicial no iba a poder estar presente y luego para el 31.

La ampliación de la indagatoria se dispuso a partir de que se hallaron en el celular de Carrizo nuevos mensajes de texto en los que se atribuye participación en la planificación del ataque perpetrado contra la vicepresidenta el 1 de septiembre último: esos mensajes fueron recopilados en un trabajo llevado a cabo por la Datip (Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal), que depende de la Procuración General de la Nación.

La jueza Capuchetti lo había convocado luego de que la Cámara Federal porteña le ordenara avanzar en esa dirección a partir de un planteo formulado por la querella de la expresidenta que la magistrada había rechazado en primera instancia.

Los mensajes que incriminan a Carrizo

Aquel planteo había sido realizado por los abogados querellantes Ubeira y Aldazabal tras tomar conocimiento de los mensajes de Carrizo del 1 de septiembre en los que aseguraba:

«Recién intentamos matar a Cristina».»Recordá esta fecha», «Esta hdp (sic) ya está muerta», «No sabés qué hicimos con esto», «Generar miedo», «Para que el gobierno sepa con quienes se están metiendo», son algunos de los mensajes enviados desde el celular de Carrizo, jefe del grupo de supuesto vendedores de copos de azúcar para el que trabajaban quienes agredieron a la Vicepresidenta, según surgía de la presentación de la querella.

En aquella presentación, los abogados de la querella advirtieron sobre la aparición de mensajes que no le fueron atribuidos en su primera declaración indagatoria y que «hacen imperante una ampliación de la imputación».Por ejemplo, remarcaron que luego del atentado, a las 23.17 del 1 de septiembre, Carrizo escribió a uno de sus contactos agendado como Kevin Bargas 2: «Recién intentamos matar a Cristina» (23.17), «(Fue) Mi empleado» (23.17), «Le quiso disparar» (23.17), «Va a ir preso» (23.17), «El arma es mía amigo» (23.18), «Te lo juro por dios» (23.18), «Estamos con el grupo» (23.18), «Todos juntos» (23.18).

Hasta ahora, los atacantes Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte están procesados como coautores del homicidio en grado de tentativa, mientras que Carrizo fue considerado partícipe secundario, sin el cual el ataque podría haberse producido igual.Cuando pidieron ampliar las indagatorias, los abogados de la querella reclamaron que se los procesara como integrantes de una asociación ilícita que además de intentar matar a la vicepresidenta buscaba desestabilizar al Gobierno.

En relación a ese planteo, los jueces de la Cámara Federal porteña respondieron: «Con relación a la pretensión del querellante en cuanto a que se modifique el grado de participación originariamente asignado a Carrizo (…) y que se les endilgue la comisión del delito de asociación ilícita, corresponde señalar que tal cuestión se encuentra dentro de la esfera de análisis y decisión de la señora jueza de grado en el momento oportuno y del Ministerio Público Fiscal a quien le fue delegada la instrucción de la causa».

En la primera tanda de mensajes que se habían detectado en el celular de Carrizo en el comienzo de la investigación, se podía leer que le decía a un contacto de su confianza identificado como «Andrea» que Sabag Montiel «estuvo muy cerca» y que «falló el arma» aunque «andaba bien».

El diálogo que en su momento llamó la atención de los investigadores comenzaba de la siguiente forma:- Nicolás Gabriel Carrizo: Andrea, el arma es mía.- Andrea: No está a tu nombre Gaby.- Carrizo: No, pero aparecen mis huellas.- Andrea: Gaby no quedan tus huellas. No te comas la cabeza.

Tiene la huella del otro chabón.Cuando lo indagaron por aquel diálogo, Carrizo intentó hacerlo pasar por una «broma» que le hizo a su familia: «Acá es donde le quiero explicar para sacar malos entendidos. Le estaba haciendo una joda a mi hermanastra, voy a parecer un gil, le estaba haciendo creer que era parte de esto, no fue real«, afirmó ante una pregunta que le hizo la jueza Capuchetti.

«No estaba vinculado con Brenda ni con ´Nando´ y ahora entiendo porque estuve en el calabozo, por esa mierda que dije, les juro que fue mentira. Me la mandé con hacer esa joda, yo siempre jodo así. Yo les quiero decir que, si voy preso por una pelotudez, es que yo me pegó un tiro, yo nunca pensé que esto iba a terminar vinculándome», continuó, entonces, hasta romper en llanto.

La expectativa de las partes en relación a lo que pueda aportar Carrizo en la ampliación de la indagatoria son bajas, según fuentes con acceso al expediente.

El Argentino
Seguir leyendo

Las más leídas