fbpx
Conectate con El Argentino

Argentina

No tan juntos

Se acentúan las divergencias en la coalición opositora a raíz de pujas de poder por los cargos parlamentarios, las internas del radicalismo, declinación de la figura de Macri y otras circunstancias.

Publicado hace

#

Las tensiones por los cargos parlamentarios que reflejan un nuevo reparto de poder en Juntos por el Cambio, además de la dinámica planteada por las internas del radicalismo, marcaron una semana intensa para la coalición opositora, entre chicanas, cruces mediáticos y la formación de nuevas alianzas puertas adentro.

El triunfo legislativo a nivel nacional por ocho puntos de JxC, logrado en base a acuerdos y consensos internos, disparó a partir de los comicios del 14 de noviembre en una disputa de poder, cuyo primer escenario es el Congreso. En la Cámara de Diputados, los distintos sectores, tanto de la UCR, como del PRO, compiten por los cargos de conducción de los bloques legislativos. En el caso del PRO, la presidenta del partido, Patricia Bullrich, libró una batalla para colocar tropa propia al frente del la bancada, interna que finalmente ganó el actual presidente del cuerpo, Cristian Ritondo, quien seguirá cumpliendo ese rol.

Más encarnizada es la lucha entre radicales de distintos sectores, que siguen debatiendo por estas horas quién ocupará la titularidad del bloque de la UCR en la Cámara baja. Esos enfrentamientos incluyeron la amenaza de Evolución, la corriente del radicalismo que lidera el senador Martín Lousteau, de una ruptura en la bancada de la UCR si no se reconoce el posicionamiento de ese sector, mientras que el espacio encabezado por Mario Negri insiste en mantenerse al frente de ese cuerpo y, al mismo tiempo, en la conducción del interbloque de JxC. Aunque con final abierto, los números indican que el diputado cordobés tiene todas las cartas para seguir ocupando ese rol, aunque durante los últimos días desde el sector del radicalismo referenciado en Lousteau, Enrique «Coti» Nosiglia y Emiliano Yacobitti dieron una intensa discusión para ocupar ese puesto.

Se acentúan las diferencias dentro de Juntos por el Cambio

En una saga que incluyó declaraciones mediáticas, comunicados cruzados y acusaciones lanzadas por Twitter, Yacobitti se postuló al cargo acusando a Negri de no promover la «renovación» partidaria y enrostrándole su fracaso en las PASO de JxC en su propia provincia, Córdoba, a manos del sector representado por Rodrigo de Loredo y Luis Juez.

Desde la vereda de enfrente, aseguran que cuentan con el respaldo de unos 27 diputados propios contra 15 del sector de Yacobitti, números que le permitirían a Negri, apoyado por los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes) seguir ocupando esa posición. Negri también cuenta con el respaldo de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quien aprovechó la celebración por los 20 años de esa formación política para castigar a los radicales cercanos a Enrique «Coti» Nosiglia, entre los que se cuentan el propio Lousteau y Yacobitti, mano derecha del exministro de Economía.

«Sepan lo que eligen en la presidencia de los bloques. Yo no me fui de un partido que tenía corruptos para venir a hablar con los hijos privilegiados de esos corruptos, que manejaron Medicina o la Franja (Morada) de Ciencias Económicas con la mayor corrupción que se conoce en la historia», desafió Carrió al hablar durante la fiesta del sábado pasado en La Picaza Polo Club, en la localidad de Open Door. Carrió aludió así a la influencia del nosiglismo en la militancia de Franja Morada, la rama universitaria de la UCR, en las estructuras de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

«Sepan lo que eligen en la presidencia de los bloques. Yo no me fui de un partido que tenía corruptos para venir a hablar con los hijos privilegiados de esos corruptos, que manejaron Medicina o la Franja (Morada) de Ciencias Económicas con la mayor corrupción que se conoce en la historia», desafió Carrió

La ebullición radical incluye también la pelea por la nueva conducción del Comité Nacional del partido, actualmente en manos del mendocino Alfredo Cornejo. El próximo 17 de diciembre debería elegirse al nuevo titular del partido, cargo para el cual cada uno de los sectores en pugna postula a un candidato: Gerardo Morales y Martín Lousteau. El gobernador de Jujuy aparece hasta ahora con mayores voluntades: dominaría dos tercios de los 94 delegados que elegirán al reemplazante de Cornejo, sucesor que tendrá como misión reposicionar al partido en la disputa que mantiene con el PRO por la hegemonía de JxC de cara al 2023.

La inevitable puja por los cargos parlamentarios planteó otro conflicto: el de los legisladores que no se sienten cómodos con el macrismo y exigen una coalición JxC más amplia y federal. Estas tensiones incluso llevaron, por un lado, a la conformación de nuevos bloques, como el que integrarán cuatro diputados electos en noviembre: Emilio Monzó, Margarita Stolbizer, Sebastián García de Luca y Domingo Amaya y, por otro lado, provocaron que muchos legisladores de las provincias pidieran que se cambie el nombre al bloque del PRO como condición para integrarlo.

El fundador del PRO está cada vez más complicado con su causa judicial

Mientras tanto, Mauricio Macri -quien busca mantener su centralidad en la coalición opositora- esta semana volvió a estar en el foco de las noticias a partir de la causa judicial que más lo complica: el supuesto espionaje desde la AFI a familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan. A cargo de ese expediente, el juez Martín Bava, lo procesó como considerarlo responsable del espionaje ilegal, le trabó un embargo por 100 millones de pesos y le prohibió salir del país una vez que regresara a la Argentina, ya que en ese momento Macri se encontraba en Chile. Con respecto a las malas noticias judiciales que afectan al fundador del PRO, si bien desde lo formal Macri fue «bancado» por varios referentes (Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal emitieron mensajes de respaldo por Twitter), en reserva, sectores internos enfrentados con el expresidente las tomaron con beneplácito.

Otro factor a seguir en las tensiones internas de JxC es el rol que jugará la Coalición Cívica y en particular Carrió, cuyos movimientos y declaraciones públicas son observados tanto por el PRO como por los radicales. Es que en aquella celebración partidaria por los 20 años de la fundación de su partido y ante los máximos referentes del conglomerado opositor, Carrió no sólo se encargó de fustigar a los radicales aliados a Larreta: también le endilgó al alcalde porteño no haber cuidado demasiado a Vidal durante la última campaña electoral.

Un signo claro de estas divergencias se vio durante la semana, cuando la bancada de la Coalición Cívica en la Legislatura porteña votó diferenciada del resto del interbloque de Vamos Juntos en torno al proyecto para construir torres de edificios en la ribera del río de la Plata.

Larreta, entretanto, mantiene su estrategia de bajar el perfil, mientras que en la última semana concretó la anunciada incorporación de Jorge Macri como ministro de Gobierno, un rol desde el cual articulará la relación de la Ciudad con los intendentes del conurbano, piezas claves en el proyecto larretista para llegar a la Casa Rosada.

Por último, habrá novedades luego del 10 de diciembre en la conformación de la Mesa Nacional de JxC: Patricia Bullrich ya avisó que los cambios responderán a la nueva realidad legislativa.

Seguir leyendo
El Argentino
Click para comentar

Deja un comentario

Argentina

Lago Escondido: manifestante terminó con «fractura de costilla y edema»

Fue tras las agresiones de peones de Joe Lewis.

Publicado hace

#

Joel Sverdlik, responsable del frente de abogados de La Cámpora San Isidro y participante de la Séptima Marcha por la Soberanía al Lago Escondido, denunció hoy que tiene una fractura de costilla con desplazamiento y un edema en la rodilla producto de las agresiones que recibió por parte de «la patota de Joe Lewis», el magnate británico, y criticó la atención médica recibida en la Patagonia, donde los médicos «dijeron que era algo menor».

«Fuimos al portón (de la propiedad de Lewis) desarmados, con la idea de salir y fuimos increpados por la patota de Lewis, con Pablo Puchi a la cabeza y personas que nos vinieron a agredir de forma sistemática. Tenían cuchillos, perros, piedras, palos, caballos, estábamos totalmente indefensos», indicó Sverdlik en diálogo con Télam.

Nueve manifestantes y una fotoperiodista fueron retenidos el miércoles pasado durante dos horas y agredidos por peones rurales que responden al magnate británico Joe Lewis, en un incidente producido durante la Séptima Marcha por la Soberanía al Lago Escondido.

La agresión denunciada ocurrió cuando los manifestantes intentaron ingresar al Camino del Tacuifí, uno de los accesos al Lago Escondido, prohibido para el tránsito público y quedó registrada en un video, donde Sverdlik se reconoció como aquel que tiene «la remera de Argentina».

«Cuando salgo para buscar refugio en unos arboles, me persiguen, tiran fustazos, me tiran de la mochila y me pechea un caballo. Me caigo y me patean entre cinco personas, me pisa un caballo y me remata una patada de una persona con una remera blanca y un pantalón naranja», detalló.

El dirigente afirmó que estos golpes le produjeron «contusiones» y la patada en la cabeza «me dejo chichón y un hematoma».

«En el cuerpo tengo un fustazo, lo más grave es un edema en la rodilla por la patada del caballo y una fractura en la costilla con desplazamiento producto de la patada de la persona que se ve en el video», subrayó.

Además, Sverdlik denunció que «esto surge de la tomografía que me hicieron en Buenos Aires, porque tanto en El Foyel como en el hospital de El Bolsón no detectaron absolutamente nada. Los médicos dijeron que no teníamos nada, que era algo menor y nos venimos a encontrar con que el cuadro es muchísimo más grave de lo que pronosticaron», aseveró.

Seguir leyendo

Las más leídas